EMPLEADO

Lidya Domínguez | 33 años | Lesión medular | Jefa adjunta unidad de puesta en marcha de ensayos clínicos en Sermes

“Estamos acostumbrados a romper barreras, a luchar contra las adversidades de una sociedad desigual”

Me llamo Lydia y, a pesar de tener una lesión medular, trabajo como jefa adjunta en la unidad de puesta en marcha de ensayos clínicos de la empresa Sermes.

Me siento muy realizada en mi trabajo sabiendo que el mismo va a ayudar a otras personas que en un futuro podrán beneficiarse de nuevos tratamientos farmacéuticos que curarán sus enfermedades o mejorarán su calidad de vida. Es mi granito de arena.

Me parece muy interesante el área a la cual se dedica Sermes, la investigación clínica, con la que me siento muy identificada debido a mi formación y me hace crecer cada día, estando trabajando en un sector muy puntero.

Las empresas como Sermes, que dan oportunidades a personas con discapacidad, descubren que me parece fundamental la integración laboral de personas con discapacidad. De todos modos, espero que el teletrabajo acabe abriendo del todo las puertas a las personas con discapacidad, ya que las barreras físicas y la adecuación de los puestos de trabajo dejarán de ser impedimentos. Somos trabajadores entregados y motivados.

La relación con mis compañeros es inmejorable, convivimos en el equipo con distintas discapacidades y hemos aprendido los unos de los otros, poniendo cada uno nuestra fuerza en el punto débil del de al lado. Esto ha favorecido enormemente nuestras relaciones, sintiéndonos al final un gran equipo y, por supuesto, luchamos cada día por un objetivo común.

Siempre recordaré una ocasión en la que Sermes propuso realizar una actividad lúdica para fomentar las relaciones entre los empleados y se decidió ir a jugar a paintball. Participamos todos e ¡incluso otro equipo con el que nos cruzamos no daba crédito a lo que veían, ya que era impresionante ver a todos uniformados con pistolas en nuestras sillas de ruedas, con muletas, con audífonos, etc.

Las personas con discapacidad que buscan trabajo, que quieren integrarse laboralmente, que luchan por intentar tener un hueco en el mundo laboral, tienen mucho a favor para que una empresa las contrate.

Somos personas que estamos acostumbradas a romper barreras, a luchar contra las adversidades de una sociedad aún no preparada para ver que todos somos iguales. Y esto nos hace un poquito más fuertes. Creo que si las empresas da una oportunidad a todas estas personas que quieren hacer algo productivo en la sociedad no se van a arrepentir, ya que tendrán un empleado entregado y motivado por su trabajo que dará lo mejor de sí mismo.

Además existen subvenciones económicas interesantes para las empresas que contratan personas con discapacidad y, si partimos de la base que una persona (dependiendo del tipo de tarea y discapacidad que tenga) puede desarrollar el mismo trabajo que una persona no discapacitada, es un beneficio económico y social para la organización.

A mí no me gusta estar parada, así que, si no tuviese trabajo, me imagino que estudiaría para aumentar mi formación, haría algún deporte o (¿por qué no?) escribiría, que me gusta mucho. Quizá un libro que pudiese ayudar a personas que estuvieran en la misma situación que yo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s